22 de enero de 2010

La agenda n/u/e/s/t/r/a de cada día

"Cinco periodistas se aíslan para conocer la realidad sólo a través de
las redes sociales"
http://www.20minutos.es/noticia/610955/0/periodistas/aislados/redes/


Facebook y Twitter sobreviviendo al ser de la era de la información; un MSN con más posibilidades de individualización y, aún así, de interfaz: el hombre portador de la información, lo que pasa según vos y yo y ella y aquel otro. Tanta nube suelta que tratamos de observar de una. Agenda setting nuestra de cada día. Clicks y más clicks hasta ese lugar que, queremos, sea común. ¿La propuesta? Un libro con tu cara y un click retorcido, poco menos que palabras, casi una mirada ciega: ¿qué dice? ¿Quién dice? Quién... Eufemismos aparte, Frankfurt y un par más digan que decimos, que allá vamos: los nuevos portadores de la realidad aportan lo que portan de otros medios, construcción de construcciones, reconstrucción, que todo lo es, que todo lo sea, pero que poco hablan. ¿Cuántos comentarios leemos en un enlace? ¿Qué dice el destinador al respecto? El usuario-emisor esto es... Muchas veces sólo calla, publi(cita)ca, sí, una cita también, pero acertada: es al bien común y no duele. Lo importante es que no hay aguja que pinche y "yera", el receptor se defiende, opina, juega, siente, lee... Eso, lee, un video, una letra, una imagen. Tanto acertado; tanto al fin.
¿Qué se conoce? Es el tema... Y, ¿por qué se conoce eso y por qué se evita aquello? ¿Qué podrían decirnos cinco no-periodistas? Pongamos a un obrero, un adolescente que estudia y a otro que no, un treinteañero mantenido, y una modelo... Agendas... Páginas enteras tendríamos, días, meses, de mucho o de nada... La diversidad... De los medios tradicionales, se conoce cierta homogeneización de la casa que paga, pero ¿fuera de ella? ¿Quién le paga a Ramoncito, a María Juana y a Anastacia? Libertad de prensa, como nunca, pero ¿qué publican? No vayamos a cuán libres, cultura entre las culturas, sí, lo sabemos, pero ¿qué dicen? ¿Dirán lo mismo que los contactos de las redes de todos aquellos señores de corbata en el campo 5 días?
No es deslegitimación; digo que la agenda es enorme, que tanto habla uno de sí mismo, vamos: ¡tan individual! Golpe acertado en la crítica, ¿por qué se olvida? Y, aún así, nuestra limitación, nuestra necesidad de aparejarnos de gente más o menos como nosotros, ahí todos, más o menos... ¿Qué dicen los amigos del abogado, del rollinga, de la novicia rebelde? Todos hablan y hacen hablar a los que ya hablaron, pero sus fotos...
De Sandro supe por mi madre... Después, me atormentó ella y la idea, y me di cuenta que de momento a otro, en todo lo poco de lo que me empapaba, estaba... Pero, cuando de la enfermedad pasó a la muerte certera, fue un facebooksiense, un alguien al que nunca le estreché la mano (cosa rara, muy pocos contactos, cosa privada) el que me dijo sin decirme: "Murió el gitano" -puso en lo que "estaba pensando"-... Y supe... Después sí, ya hablaban los diarios digitales y los otros alguienes y las personas en la sesión de chat... Pero el lugar primero fue un alguien que no me habla de Haití y, ¡vamos!, menos aún del estado de Evo, de Regrado, Cobos; no supe por él que se fue Benedetti... Quizás sí por otra facebooksiense a la que le substraje el link que abajo sigue, y la idea principal: ¿cuánto podemos saber del entorno que nos rodea por ese entorno? ¿Cuánto necesitamos saber y por qué sabemos eso y no vemos las otras curvas de la realidad?
Los 5 periodistas estarán muy al tanto de todas esas calamidades de comienzo de febrero -nos duele leer otra cosa-; claro que se quedarán con mucho dato en bruto y poca profundidad, casi como leer los títulos de un diario con muchos pibes contándonos, y algo de la familia y los chismes, pero los menos... Probablemente sólo hablen ellos de primeras planas; yo, en cambio, necesito leerlas, escucharlas, verlas... A eso vamos, consejo y realidad, sí, claro, pero también compromiso -individualismo, otra vez, pero que algo se prenda: mío.
Quizá sea esa la propuesta y, por lo mismo, no la respuesta. La multiplicidad de voces le da el cuerpo y el aroma al que quizá todos nos acostumbramos y, fuera de ver o no ver, pasa por otro lado, pasa por lo que apretamos, estrujamos; cosa inaudita, poco más que realidad, o necesidad de realidad, y ahí entra mi carencia y mi necesidad. Seamos sinceros, la avidez de conocer es antes propia y, si de algo sirve, para el otro; a esto último lo descarto, como descarto toda posibilidad de una letra mía que a alguien le signifique. Pero es aprender y aprehender, de eso somos, idea tras idea tras idea, el ser. Ya no queda más nube ni viento ni brisa... Quizá, sí, esa certeza: aprender a aprehender la brisa en voz, sentirla... Ah... Esencia.

1 comentario:

  1. 1-tu foto es muy sexi
    2-yo me enteré de la muerte de sandro en un quiosco de san marcos, comprando cigarros, y le dije a sofi; uh,,,mi madre debe estar triste
    3-amo que tengas un blog, siempre quise un amigo con blog, gracias por hacerme feliz

    chin chin

    ResponderEliminar